Qué es el tiempo de respuesta de un monitor

GuíasHardwareMonitoresPeriféricos

El tiempo de respuesta el monitor es una medida que indica la velocidad con la que un pixel puede mostrar un cambio de negro a blanco o de alguna tonalidad de gris a otra. Cuanto menor sea el tiempo de respuesta, mejor. El factor que más afecta al tiempo de respuesta es el tipo de panel utilizado en un monitor. Por ejemplo, el tiempo de respuesta más habitual en paneles TN es de 1ms, mientras que el tiempo de respuesta más habitual en paneles VA o IPS es de 4ms.

El tiempo de respuesta del monitor no es lo mismo que el input lag, que suele ser un detalle que la mayor parte de los fabricantes no dicen en las especificaciones del producto. El input lag es el tiempo que tardas en percibir en pantalla los efectos de pulsar una tecla del teclado o un botón del ratón.

Por el contrario, el tiempo de respuesta suele encontrase entre las especificaciones de un monitor. Habitualmente se le suele prestar más atención al tamaño del monitor, a su resolución o la fidelidad de color que al tiempo de respuesta, pero no por ello es menos importante y en esta guía explicaremos por qué. El tiempo de respuesta es un término que se suele aplicar a monitores. Sin embargo, no es algo de lo que se suela hablar cuando nos referimos a una TV. Esto es debido a que los televisores aplican una serie de filtros para mejorar de calidad de imagen o aumentar la suavidad de lo que ves en pantalla, por lo que salvo que estén desactivados, no tiene mucho sentido hablar ni de tiempo de respuesta ni de input lag.

Importancia del tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta es importante cuando se muestran imágenes rápidas en pantalla, como cuando cuando juegas o ves una película de acción. En especial, es en los juegos en primera persona o en los de carreras cuando más se nota la diferente entre un tiempo de respuesta algo y uno bajo. Sin embargo, este impacto no se debe a nada relacionado con los controles, sino con la transición individual de los pixels. Lo que importa aquí es la rapidez con la que un pixel es capaz de cambiar de negro a blanco de una tonalidad de gris a otra.

Vamos a centrarnos en los grises, puesto que estas tonalidades de gris son el indicador de la intensidad con la que se mostrarán los colores. Cuanto más oscuro sea un gris, menos luz pasará a través del filtro del color que se está mostrando, por lo que percibirás el color con menos intensidad cuando miras el monitor.

Un pixel consta de tres celdas de RGB: rojo, verde y azul. Cuando se muestra un tono de gris, la intensidad por la que pasa la luz por cada una de las tres celdas es exactamente la misma. Esto proporciona un método consistente a la hora de medir el tiempo que un pixel tarda en modificar su estado. Si hablásemos de colores, los tiempos podrían ser muy diferentes y tendríamos miles de tiempos de respuesta posibles, siendo algo poco práctico.

El tiempo de respuesta se suele medir en milisegundos. Los monitores LCD de toda la vida tienen 60Hz de frecuencia. Debido a ello, los pixels necesitarán realizar su transición de color en 17ms.

Los tiempos de respuesta largos produce el tan temido ghosting, que provoca estelas residuales de color en pantalla del objeto o de la imagen que se está moviendo. Esto se debe a que los pixels tardan demasiado tiempo en cambiar deintensidad. No suele suponer el problema si utilizas el monitor para tareas de ofimática, pero es un incordio si lo usas para jugar o para ver películas.

El tiempo de respuesta a fondo

Vamos a ver con algo más de detalle el funcionamiento de un monitor TFT. De esta forma comprenderás mejor el concepto del tiempo de respuesta. Esto es exactamente lo que ocurre cuando se muestra una imagen:

  1. El monitor emite luz desde una fuente de luz trasera. Por detrás de dicha luz tenemos una lámina de aluminio para que toda la luz sea reflejada hacia la parte frontal del monitor. Dependiendo del tipo de iluminación, podemos tener pantallas TFT o pantallas LED.
  2. Por delante de la luz trasera tenemos el matizador sobre el que incide la luz, que no es otra cosa que una lámina translúcida cuya única función es que la luz se reparta de una forma homogénea en todo el panel.
  3. Por delante del matizador tenemos un filtro polarizado, cuya función es la de filtrar o graduar la luz. Este filtro es una lámina que consta de una serie de líneas verticales que definirán la resolución vertical del monitor. Es decir; si tenemos 1920 líneas, el monitor será un monitor HD con resolución vertical de 1920 por una horizontal aún no definida. La resolución horizontal se definirá en una capa posterior que veremos más adelante, pues el monitor consta de dos filtros.
  4. Por delante del filtro polarizado está la lámina de transistores o «Thin Film Transistor», que según sea variado su estado, hará que la intensidad o el estado del siguiente componente cambie.
  5. Por delante de la capa de transistores tenemos una capa de cristal líquido, que es el componente más importante del panel, ya que es lo que más afecta al tiempo de respuesta. A este panel también se le llama panel LED. Los tipos de paneles más comunes son los paneles TN, los paneles IPS o los paneles VA. El componente más importante de los paneles LED es una lámina de cristal con un líquido en su interior; de ahí que se llamen paneles de cristal líquido. Este líquido está formado por un montón de pequeños cristales que tienen la capacidad de imantarse. Estos cristales forman espirales que harán que los rayos de luz horizontales siempre salgan en vertical. Jus
  6. Por la parte superior de este cristal tenemos una matriz de material dieléctrico que hace girar los cristales del papel. Gracias al panel de transistores y a esta capa, se logran crear el campo eléctrico. Este capa consta de diversas celdas, que son los famosos pixels. Pero la cosa no termina aquí, porque cada pixel está formado por tres cuadrados. Cada uno de estos cuadrados es de un color: rojo, azul o verde. Sin embargo, aquí a aún no se define el color del pixel. Los cristales imantados del panel se regulan según la intensidad de la corriente eléctrica aplicada.
  7. Por delante de la matriz dieléctrica tenemos el filtro de color. Dependiendo de la intensidad por la que pase la luz por cada uno de estos cuadrados, el pixel tendrá un determinado color.
  8. Por encima de esta matriz tenemos otro filtro polarizado que es el que definirá la resolución horizontal del monitor. Si por ejemplo tenemos un monitor con una resolución de 1920×1080 pixels, el filtro polarizado frontal del monitor constará de 1080 líneas.
  9. Por último, tenemos una capa cuya única función es la de difuminar algo los colores, de modo que sean más agradables a la vista.

La diferencia entre los paneles TN, IPS o VA radica en la diferencia de tamaño de los cristales magnéticos. En el caso de los paneles TN, los cristales son muy grandes. Pero este tamaño tiene una ventaja, y es que será posible mover los cristales muy rápido, dando lugar a frecuencias elevadas que llegan a los 144Hz o incluso a los 240Hz. Los paneles IPS y los VA son muy parecidos. Estos paneles tienen un mayor número de cristales. Existen dos cristales para cada color RGB. Debido a esto, pasará más luz controlada por los cristales, dando lugar a colores más vivos. Sin embargo, debido al reducido tamaño de los cristales, éstos tardarán más en moverse debido a la resistencia del medio líquido en el que están, dando lugar a frecuencias más bajas.

Puede que aún tienes la duda de qué diablos es el tiempo de respuesta. Hemos hablado de paneles, de frecuencias, de filtros, pero no del tiempo de respuesta en sí mismo. Pues bien; el tiempo de respuesta es el resultado de la combinación de estos componentes. En general, cuanto mayor sea la frecuencia de refresco del monitor, menor será el tiempo de respuesta. Imaginemos el cursor de un ratón. Seguro que habrás comprobado que en algunos monitores deja una estela. Esto es debido a que el monitor tiene un bajo tiempo de respuesta. Si la velocidad de las imágenes es superior a la velocidad a la que se mueven los cristales, se producirá el famosos efecto del ghosting, percibido como una estela. El tiempo de respuesta se suele medir en ms.

Qué tipo de monitor comprar

Como hemos explicado, existen tres tipos diferentes de panel: TN, IPS y VA. Vamos a ver qué tipo de panel es mejor para cada caso:

  • Paneles TN: Los paneles TN «Twisted Nematic» tienen los tiempos de respuesta más bajos, llegando incluso a 1ms. Sin embargo, los ángulos de visión son muy estrechos. Es por ello que el color y el contraste del monitor puede ser diferente según el ángulo con el que lo mires, especialmente cuando lo haces desde arriba o desde abajo. Además, tienen la peor calidad de color debido a que la paleta de colores es la más reducida de los tres tipos de panel. Tienen problemas para representar tonos oscuros de verdad, pes debido a la tecnología utilizada, siempre pasará algo de luz. Estos paneles son únicamente recomendables para jugadores profesionales. Si eres un jugador profesional cómprate un monitor con panel TN con una frecuencia de 144Hz o superior.
  • Paneles IPS: Los paneles IPS (In-Plane Switching) te proporcionan ángulos de visión de 178 grados. La fidelidad de color de estos paneles es la más alta de los tres, ofreciendo los mejores contrastes. Debido a ello, son los mejores monitores para tareas de edición de imagen o vídeo. El problema de estos monitores es que su tiempo de respuesta no será menor a 4 ms. Salvo para los maniáticos, es el monitor ideal para la mayoría de jugadores casuales, pues obtendrán la mejor calidad de imagen.
  • Paneles VA: Los paneles VS son muy parecidos a los IPS. Sin embargo, los monitores VA tienen pequeñas modificaciones de contraste cuando los miras desde los laterales, aunque no es demasiado perceptible. A diferencia de lo que ocurre con los paneles TN, el color negro será negro de verdad, proporcionando mejores contrastes que los paneles IPS. Sin embargo, debido a ello, los pixels tardarán más en realizar la transición de un color oscuro a otro color, resultando en algo de ghosting. Si vas a utilizar el monitor para jugar, estos paneles no son en absoluto recomendables.

Monitores OLED

Hemos hablado de monitores LED, pero nos hemos olvidado por completo de los monitores OLED, que usan una tecnología completamente diferente a los LED. Estos monitores proporcionan los mejores tiempos de respuesta, siendo inferiores a los 0.5 ms. El problema es que no existen monitores OLED, o al menos existen muy pocos. Estos monitores tienen unos precios todavía inasumibles para la mayoría, siendo recomendables más bien para tareas profesionales. También tienen un problema, como el riesgo de que los rastros de las imágenes estáticas se queden permanentemente en la pantalla.

En resumen

Los tiempos de respuesta de los monitores LCD se ha visto reducidos considerablemente. Si vas a utilizar el monitor para trabajar, ver películas, jugar de vez en cuando o demás tareas del día a día, vete a por monitor que tenga un panel IPS o VA, aunque preferentemente IPS. Si eres un jugador profesional y tu género preferido son los shooters, compra un monitor que tenga un panel TN, con una alta tasa de refresco y un tiempo de respuesta lo más reducido posible.