Cómo Optimizar Windows 10 para Jugar

Sistemas

Windows siempre ha sido un sistema operativo muy bueno para jugar, ya que ofrece un buen funcionamiento en este ámbito incluso cuando se compara con los sistemas de las consolas más populares. Además, las actualizaciones de Windows 10 prometen mejorar mucho el rendimiento de los juegos para PC gracias a su optimización, especialmente destinadas al funcionamiento de los juegos. En esta pequeña guía vamos a ver cómo sacar todo el provecho a tu ordenador, teniendo siempre en cuenta tus preferencias como usuario.

Existen diferentes formas en las que puedes optimizar tu ordenador incluso con el hardware que tienes actualmente. Vamos allá con las diferentes posibilidades.

1. Optimiza el rendimiento mediante las opciones de Windows 10

Puedes cambiar las opciones nativas de Windows para reducir un poco el consumo de memoria y CPU.

1.1. Ajusta los Efectos Visuales de Windows

Windows 10 tiene una apariencia muy atractiva, que si lo piensas bien no es relevante para su funcionamiento. Puedes prescindir de algunos de los efectos que trae activados por defecto. Aunque parezcan insignificantes, son funciones que consumen recursos del sistema.

Mientras estás jugando, todos esos ornamentos se siguen ejecutando en segundo plano y reducen el poder gráfico de tu PC. Por suerte, los puedes ajustar y limitar para que esto no suceda.

Solamente has de acceder a en Rendimiento (Performance) en Cortana y ajustar la apariencia y rendimiento de Windows (Adjust the appearence and performance of Windows). También puedes acceder a este panel de muchas otras formas.

Se abrirá la ventana con las Opciones de Rendimiento (Performance Options), en la que debes seleccionar la opción “Ajustar para obtener el Mejor Rendimiento (Adjust for best performance)”. Luego haz clic en Aplicar. También puedes personalizar estas opciones a tu gusto si seleccionas la opción “Personalizar (Custom)”.

Luego, ve a la pestaña “Avanzado (Advanced)” que podrás ver en el mismo cuadro de diálogo o ventana. En dónde dice “Ajustar para el mejor Rendimiento de (Adjust for best performance of)”, asegúrate de que esté seleccionada la opción “Programas (Programs)”.

1.2. Cambia el Plan de energía

Windows siempre trae activada la opción Equilibrado (Balanced) de forma predeterminada para el plan de energía. También tiene un modo de Ahorro de Energía. Pero, si usas un ordenador de escritorio, no tienes que preocuparte demasiado por lo que suceda con la electricidad, puesto que se alimenta directamente de la fuente de alimentación.

Si eliges la opción Alto Rendimiento (High Performance), tu PC dejará de lado las opciones que intenten ahorrar energía, utilizando  tanta como sea posible para que todo funcione fluidamente. Esto favorecerá el funcionamiento de cualquier juego que demande muchos recursos de la CPU o de la tarjeta gráfica.

Para habilitar esta opción presiona la combinación Tecla de Windows + X para así abrir las opciones del Sistema y Seguridad (System and Security) en el Panel de Control. Allí deberás seleccionar la opción de “Alto rendimiento (High Performance)”.

1.3 Activa el Modo Juego en Windows 10

Entre las innovaciones para este sistema operativo en lo referente a los juegos, está el Modo Juego, que se supone que debería marcar cierta diferencia en su funcionamiento.

Puedes consultar nuestra guía acerca de cómo activar y utilizar el Modo Juego en Windows 10.

2. Optimiza el rendimiento de los juegos haciendo overclocking a la CPU y a la GPU

Antes de nada, debemos hacerte una importante advertencia: realizarOverclocking a tu ordenador tiene sus ventajas pero también tiene sus riesgos. Si vas a hacerlo, debes informarte muy bien, ya que puedes poner en riesgo el funcionamiento de tu PC.

El Overclocking hace posible que puedas poner la tarjeta gráfica, el procesador o la memoria por encima de sus valores óptimos de trabajo, modificando su frecuencia operativa y sus voltajes. Con esto se pretende que los componentes tengan una mayor frecuencia de reloj, estando esta por encima de las especificaciones del fabricante. El objetivo principal es conseguir un mayor rendimiento, mejorando así el rendimiento de los juegos. Pero debes tener en cuenta que como contrapartida puedes hacer que tu sistema se vuelva inestable, por no hablar de la más que probable reducción del tiempo de vida útil del componente que pongas por encima de sus límites óptimos.

Si el overclocking se hace mal, podrías empeorar el buen funcionamiento de la tarjeta gráfica, de la Placa Base o de la memoria. Es decir, podrás terminar cargándote algún componente. Así que, si no estás seguro, no lo hagas. Otra opción es que busques la ayuda de algún aficionado de estos temas. Entre los que somos aficionados a esto, practicamos esto con frecuencia para ganar algunos FPS en los juegos. Es más, hay componentes que ya vienen overclockeados de fábrica. En otras ocasiones, para diferenciar varias versiones de un mismo producto, los componentes vienen de fábrica con unas frecuencias algo inferiores a las que pueden alcanzar. De todos modos, si vamos poco a poco, veremos pequeños avisos que serán un claro síntoma de que debemos parar, como los famosos artefactos o “artifacts”, que son una serie de pixels o puntos de varios colores que se moverán de lado a lado de la pantalla.

Puedes hacer overclocking con algunos programas que facilitan esta tarea. Algunas utilidades de uso común son las siguientes:

  • Intel Extreme Tuning Utility, para hacer overclocking a sistemas con placas base para procesadores Intel (más información aquí).
  • AMD OverDrive Technology, para hacer overclocking a memoria de los sistemas basados en procesadores AMD (más información aquí).

Estas son opciones bastante seguras para hacer overclocking a tu PC. También existen muchas aplicaciones de terceros o libres que puedes probar. En todo caso, deberás verificar continuamente la temperatura y el rendimiento de la CPU. Para ello, te recomendamos que utilices alguna utilidad como ThrottleStop. Puedes consultar esta acerca de cómo utilizar ThrottleStop.

Cabe decir que no se recomiendo hacer overclocking en portátiles, puesto que el nivel de disipación del calor no es tan bueno como en un ordenador de escritorio. Esto podría sobrecalentar el portátil y dañar sus componentes. Debes tener también presente que algunas garantías de varios productos no cubren los daños causados por la realización de overclocking. Es por ello que no se recomienda hacerlo cuando los componentes son relativamente nuevos.

3. Aplicaciones para Optimizar el Rendimiento de los Juegos

Este es el listado de aplicaciones recomendadas que puedes probar.

3.1. Razer Cortex

Razer Cortex es la aplicación de optimización más popular para mejorar el funcionamiento de juegos en PC. Se encarga de escanear los juegos instalados y de asignarles los recursos que sean necesarios para que funcionen mejor. Esta aplicación elimina todos los procesos en segundo plano que no sean necesarios y regula el funcionamiento del RAM y del número de núcleos del procesador para cada juego en particular. Como resultado, los juegos funcionan mejor y se reduce el lag.

También posee algunas opciones adicionales como una tecla de captura de pantalla y otra para aumentar las imágenes por segundo bajo demanda. Incluso dispone de una función para desfragmentar la sección del disco duro que contiene el juego al que estás jugando, incrementando así su carga y velocidad.

Si lo usas en un PC de alta gama, posiblemente no notes mucha diferencia. Pero si usas esta aplicación en algún PC un poco más viejo, notarás claramente sus ventajas. Es un programa con una interfaz accesible, con opciones bien organizadas. Puedes descargarlo en forma gratuita y experimentar las mejoras de rendimiento a la hora de jugar.

3.2. Wise Game Booster

Para una optimización fácil y sin complicaciones, Wise Game Booster es una buena opción. Es prácticamente una aplicación para administrador de tareas del sistema, pero orientada a los videojuegos. Tiene una interfaz curiosa, similar a la del antiguo Windows XP.

Lo mejor de esta aplicación es lo simple que resulta su funcionamiento, ya que utiliza muy pocos recursos del sistema. Escanea rápidamente los juegos y aplica las optimizaciones específicas para cada uno en poco tiempo. Es un programa gratuito que mejorará el funcionamiento de los juegos, algo que notarás si el hardware de tu ordenador no es precisamente nuevo.

3.3. Tool Whiz Game Boost

Tool Whiz Game Boost es una aplicación para optimizar el rendimiento de tu PC muy simple, pero con herramientas bastante potentes. Se caracteriza porque te permite que elijas la forma en la que quieres mejorar el rendimiento de los juegos. La función GameBoost puede hacer cosas como cerrar procesos innecesarios que se ejecutan en segundo plano o desfragmentar el directorio de instalación del juego al que estás jugando.

Puedes deshabilitar Windows Update y Windows Aero en Windows Vista o Windows 7, entre otras funciones. Es un aplicación muy liviana que puede mejorar la velocidad de tu PC.

  • Puedes descargar Tool Whiz Game Boost buscándolo por Internet. Actualmente y a pesar de ser una aplicación fiable, carece de página oficial.

3.4. Game Fire 5

Game Fire 5 ofrece una Optimización en Tiempo Real que monitoriza y elimina procesos innecesarios en segundo plano para mejorar el funcionamiento de los juegos. Dispone de una utilidad de desfragmentación, una completa herramienta de ajustes y un optimizador de aplicaciones individuales, entre otras herramientas.

Puedes usarla con facilidad tanto si eres un usuario novato como uno experto en estos temas. Existe una versión gratuita y otra de pago con más opciones para una optimización más avanzada y soporte Premium las 24 horas.

4. Actualiza los Drivers de la Tarjeta Gráfica

Si tienes un PC de escritorio o un portátil de alta gama, posiblemente tengas instalado el software correspondiente de NVIDIA o AMD. Estos programas trabajan con el driver de la tarjeta gráfica correspondiente y optimizan todo lo referente a los juegos.

Los ordenadores que disponen de tarjetas NVIDIA suelen utilizar la aplicación NVIDIA Geforce Experience. Los los que tienen gráficas AMD, suelen utilizar la aplicación AMD Gaming Evolved. Ambas ofrecen soporte para DirectX 12 en Windows 10. De vez en cuando, deberías actualizar los drivers de la gráfica, ya que traen mejoras para los juegos juegos que van saliendo, además de solucionar problemas de compatibilidad. También es cierto que, en otras ocasiones, aparecen nuevos problemas. Depende de ti.

5. Otros Consejos para Mejorar el Rendimiento de los juegos en Windows 10

Si no estás interesado en instalar programas adicionales en tu ordenador, puedes seguir otros consejos. Aquí tienes algunas medidas que puedes tomar para que los juegos funcionen algo mejor en tu sistema:

  • Desinstala programas o cualquier software que no utilices. De esta forma liberarás espacio en tu disco duro, tareas innecesarias en segundo plano y el ordenador podrá dedicar más recursos a hacer que los juegos funcionen mejor. Los antivirus y algunos programas de edición de imagen son algunos de los peores, como por ejemplo Photoshop, que agrega 1000 servicios innecesarios.
  • Si te descargas algún programa asegúrate de que no contenga bloatware, malware o algún tipo de sofware malicioso que ralentice tu sistema.
  • Si juegas siempre a lo último que sale, acuérdate de actualizar los drivers de tu tarjeta gráfica siempre que puedas.

6. Instala Windows en una partición y úsala exclusivamente para jugar

Lo recomendable es tener una instalación de Windows para trabajar o navegar por Internet y otra para jugar. De este modo, te olvidarás de las aplicaciones que puedan afectar negativamente al rendimiento de tu PC. Siempre tendrás tu sistema perfectamente optimizado.

7. Optimiza Windows 10 para mejorar el rendimiento de los juegos

Ahora ya sabes cómo optimizar el rendimiento de tus juegos en Windows 10. Con cada actualización necesitarás hacer menos mejoras a tu sistema operativo. Los desarrolladores suelen concentran sus esfuerzos en lograr que sus productos funcionen bien en la mayor cantidad posible de PCs, pero esto no siempre sucede. Lo ideal sería que no hubiese que recurrir a estos métodos en el futuro.

También te puede interesar: Cómo Desinstalar Programas y Apicaciones en Windows 10

Si conoces otras formas de mejorar el rendimiento en Windows 10, háznoslo saber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *