¿Cómo hacer tu propio disco duro externo?

DispositivosHardware

Los discos duros externos suponen siempre una interesante alternativa a la hora de expandir la capacidad de almacenamiento en Mac. De hecho, existe una opción particularmente buena para aquellas Mac que no admiten la inclusión o intercambio de discos duros internos.

Puedes optar por adquirir discos duros externos, los cuales pueden ser integrados al ordenador a través de una sencilla conexión. El lado negativo de esta clase de dispositivos es por un lado su costo de mercado, y por otro lado sus limitadas opciones de configuración.

Construir tu propio disco duro externo puede llevarte a eliminar estas desventajas. Esto puede resultar mucho menos costoso, especialmente si trabajas en la adaptación de un disco duro que ya poseas. Por ejemplo, podrías tomar el disco duro de un ordenador antiguo que ya no utilices, o puedes simplemente hacer uso de un disco duro de repuesto en casa. No existe razón para no aprovechar estos dispositivos muchas veces dejados en el olvido.

Si construyes tu propio disco duro externo, cuentas con el beneficio de poder tomar todas las decisiones posibles en cuanto a su configuración. Puedes seleccionar su capacidad, así como también el tipo de conexión que deseas implementar para su integración (USB, FireWire, eSATA, o Thunderbolt). Puedes incluso hacer uso de una caja externa que te permita hacer uso de todos estos métodos de conexión con un ordenador.

Esto es todo lo que necesitarás:

  • Un disco duro. Puede tratarse de un disco duro que hayas adquirido para este proyecto, o bien un disco duro tomado de otro ordenador.
  • Una caja externa. Las cajas externas se encuentran disponibles a través de muchas fuentes online. Estas incluyen fuentes de energía, un adaptador de interfaz, y un método de montaje para discos duros estándar (ya sea de 3.5 o 2.5 pulgadas).
  • Destornillador. Por lo general un pequeño destornillador tipo Phillips 1# o 2# será todo lo que necesites, aunque el modelo que requieras siempre dependerá del diseño propio de la caja externa.
  •  10 minutos de tiempo libre. Sí, tan solo 10 minutos. Se trata de un trabajo realmente simple. Si puedes hacer uso de un destornillador, no hay razón por la que no puedas construir tu propio disco duro externo.

Seleccionando una caja

como hacer disco duro externo

Seleccionar una caja externa puede ser quizás la tarea más difícil a la hora de construir tu propio disco duro externo. Existen cientos y cientos de posibilidades para elegir, partiendo de modelos básicos y elementales, hasta llegar a modelos realmente costosos. En esta guía pondremos como ejemplo el uso de una caja externa diseñada para un único disco duro de 3.5 pulgadas, el modelo mayormente utilizado dentro de dispositivos Mac u ordenadores convencionales. Puedes, claro, hacer uso de una caja para un disco duro de 2.5 pulgadas, el modelo implementado en portátiles, si cuentas con un disco duro de ese tipo.

Escogiendo una caja externa

Selecciona el tamaño de caja. Los discos duros internos estándar cuentan con unas dimensiones de 3.5 pulgadas; portátiles por lo general hacen uso de discos duros de 2.5 pulgadas, y los discos duros de estado sólido (SSD) comúnmente se encuentran en un formato de 2.5 pulgadas. La caja por la cual optes deberá presentar un diseño propicio para el tamaño físico del disco duro que planees utilizar. Por cierto, las dimensiones exactas de un disco duro de 3.5 pulgadas son de 4 x 5,75 x 1, y las de uno de 2.5 pulgadas de 2,75 x 3,94 x 0,373.

Escoge la conexión interna. La conexión interna deberá coincidir con el tipo de conexión ofrecido por el disco duro. Existen dos tipos de conexiones comunes, los tipos Serial ATA (SATA) y Parallel ATA (PATA). El modelo SATA es el más moderno de los dos, y es el modelo utilizado por Apple desde el lanzamiento de sus ordenadores de escritorio G5. PATA es un tipo de conexión más antigua, también conocida como ATA (también llamada IDE).

Selecciona la conexión externa. La interfaz o tipo de conexión externa determinará el modo de conexión entre Mac y la caja externa. Las alternativas más comunes son las USB 2.0, USB 3.0, FireWire 800, eSATA (External SATA), y Thunderbolt. Muchas cajas externas ofrecen más de un tipo de conexión. La mayoría cuentan con una conexión USB 3.0, mientras que muchas otras también ofrecen conexiones eSATA o Firewire. Las denominadas cajas universales son aquellas que presentan todas las opciones ya mencionadas en materia de conexiones externas Las Macs más recientes ofrecen conexiones USB 3.0, y Thunderbolt.

Seleccionando el disco duro

como hacer disco duro externo 1

La posibilidad de hacer uso de un disco duro de nuestra elección es quizás el punto más atractivo a la hora de construir nuestro propio disco duro externo. Esto te permitirá dar nueva vida a aquel disco duro de tu antiguo ordenador y reducir de manera notable el costo de añadir más memoria de almacenamiento a tu Mac. También podrías optar, claro, por adquirir un nuevo disco duro que se ajuste a tus necesidades.

Seleccionando un disco duro

  • Discos duros antiguos. Puedes hacer uso de un disco duro de ordenadores viejos, o bien un disco duro que hayas remplazado por un modelo de mayor capacidad. Brindarle un nuevo propósito a un disco duro es una buena alternativa de cara a reducir gastos y reciclar tus dispositivos electrónicos.
    • Comprueba la conexión del disco. La conexión del disco duro deberá coincidir con el tipo de conexión interna seleccionada.
    • Comprueba la capacidad del disco. La capacidad del disco duro generalmente es exhibida en la etiqueta propia del dispositivo, pero desafortunadamente los desarrolladores muchas veces optan por cifrar esta información dentro del número de modelo del disco, complicando un tanto su identificación. En caso de que no puedas descifrarlo, puedes siempre acceder al sitio web del desarrollador para comprobar la capacidad del disco y despejar dudas. El factor de capacidad es importante para determinar si vale la pena hacer uso de determinados discos duros. Discos duros pequeños (de una capacidad de 60 GB o menos) pueden no ser una buena opción, tanto por su relativamente limitada capacidad de almacenamiento como también por su probable antigüedad.
  • Obtener un nuevo disco duro. Adquirir un nuevo dispositivo sumará dinero al costo total de tu proyecto de disco duro externo, pero también te dotará de mayor flexibilidad, pudiendo ajustarse a tus necesidades en lo referido a memoria de almacenamiento y desempeño general.
    • Dispositivos SATA III se presentan como la opción más lógica a la hora de adquirir un nuevo disco duro. Se trata de los modelos más nuevos y veloces, y también, al tratarse de un formato elaborado por todos los fabricantes de discos duros, estos ofrecen una amplia selección de posibilidades en el mercado.
    •  Asegúrate que la conexión del disco y el conector interno sean compatibles. Si adquieres un nuevo dispositivo SATA III, el conector interno deberá contar con compatibilidad como mínimo para SATA, SATA II, o SATA III.

Abriendo la caja

como hacer disco duro externo 2

Cada fabricante cuenta con su propia modalidad para la apertura de la caja externa y la incorporación de un disco duro. Asegúrate de leer las instrucciones de la caja.

Las instrucciones ofrecidas aquí aplican a cajas genéricas que utilicen un método de ensamblado común.

Desmonta la caja

  1. En una ubicación limpia y bien iluminada, prepara todas las herramientas necesarias para la tarea de desmontaje. Un destornillador Phillips es generalmente todo lo requerido. Se recomienda también uno o dos recipientes pequeños a mano para depositar tornillos o pequeñas partes que puedan llegar a ser removidas a lo largo del proceso.
  2. Extrae los dos tornillos de la caja. La mayoría de modelos de cajas cuentan con dos o cuatro tornillos pequeños ubicados en su parte posterior, generalmente uno o dos a cada lado del panel que contiene el conector externo y el conector de energía. Mantén los tornillos en un lugar seguro para su futuro uso.
  3. Extrae el panel posterior. Una vez extraídos los tornillos, podrás extraer el panel que aloja a los conectores ya mencionados. Para lograr esto simplemente se requerirá de un pequeño tirón con tus dedos, aunque en caso de encontrarnos con un panel un tanto atascado, puedes hacer uso de un destornillador de punta plana para asistirte en la extracción. Bajo ningún punto de vista deberás el panel; éste debería simplemente deslizarse hacia afuera. En caso de inconvenientes, repasa las instrucciones del fabricante para despejar dudas.
  4. Desliza la pieza interna fuera de su caja. Una vez extraído el panel, puedes deslizar la pieza interna fuera de la caja de alojamiento. Dicha pieza cuenta con todos los componentes electrónicos internos, la fuente de energía y los puntos de montaje para el disco duro. Algunas cajas cuentan con cables capaces de conectar esta pieza interna a un botón o una luz montada en su sección frontal. En caso de contar con una caja de estas, no extraigas la pieza interna hacia afuera, simplemente deslízala lo suficiente como para permitir el montaje del disco duro y evitar inconvenientes.

Monta el disco duro

como hacer disco duro externo 3

Existen dos métodos para montar un disco duro a una de estas cajas. Ambos métodos de una efectividad equiparable; quedará a criterio de cada uno cuál de los dos emplear.

Los discos duros pueden ser montados mediante cuatro tornillos ya sea por su parte inferior o a sus lados. Un método que se encuentra ganando popularidad es el de combinar los puntos de montaje laterales con un tipo especial de tornillo basado en una manga de goma. Al integrarse al dispositivo, el tornillo cumplirá con el rol de mitigar golpes, ayudando a provenir cualquier tipo de problemas a la hora de transportarse.

Monta el dispositivo en la caja

  1. Instala los cuatro tornillos de montaje siguiendo las instrucciones del fabricante. Un modo sencillo es el de introducir un tornillo y dejarlo un tanto flojo, introducir el siguiente tornillo en el hueco ubicado en sentido diagonal al primero. Esto ayudará a asegurar que los orificios de la caja y el disco duro se encuentren perfectamente alineados. Luego de insertar todos los tornillos, ajusta sin aplicar fuerza excesiva.
  2. Efectúa las conexiones eléctricas entre la caja y el disco duro. Te encontrarás con dos tipos de conexiones, la de datos y la de energía. Cada una cuenta con su propio cable de conexión.

Efectuar estas conexiones puede resultar un tanto complicado debido a la estrechez del espacio de trabajo. A veces es más simple realizar la instalación a la inversa. Llegado el caso, instala las conexiones eléctricas primero y luego monta el disco a la caja con los tornillos. Esto te dará más espacio para trabajar en la conexión de dichos cables.

Ensambla la caja nuevamente

como hacer disco duro externo

Ya has montado el disco duro a la caja y completado las conexiones eléctricas. Ahora es momento de re ensamblar la caja, básicamente el proceso a la inversa de lo que hemos hecho en el paso 3.

Uniendo los componentes

  1. Desliza el contenedor del disco duro dentro de la caja. Comprueba la conexión interna para asegurar que ningún cable entorpezca el deslizamiento de la caja.
  2. Ubica el panel posterior en su lugar. Asegúrate que los bordes del panel y la caja se encuentren alineados de manera correcta. En caso de que no lo hagan, es probable que algún cable en la caja se haya salido de lugar, imposibilitando cerrar completamente la caja.
  3. Atornilla el panel trasero. Puedes hacer uso de aquellos dos pequeños tornillos que separaste en un primer momento para finalizar con el cerrado de la caja.

Conecta el recinto externo a tu Mac

como hacer disco duro externo 4

El nuevo recinto se encuentra ya preparado. Lo único que queda es efectuar la conexión con tu Mac.

Estableciendo conexiones

  1. Conecta la fuente de energía al recinto. La mayoría de recintos cuentan con un botón de encendido/apagado. Asegúrate que el botón se encuentra en modo apagado, luego conecta el adaptador de energía al recinto.
  2. Conecta el cable de datos a tu Mac. Haciendo uso de una conexión externa de tu elección, conecta el cable de datos (FireWire, USB, eSATA, o Thunderbolt) al recinto y luego a tu Mac.
  3. Presiona el botón de encendido. En caso de contar contar con una luz de encendido, ésta debería activarse. Luego de unos pocos segundos (entre 5 y 30 aproximadamente), tu Mac debería reconocer que un nuevo disco duro externo se ha conectado.

¡Eso es todo! Ya puedes hacer uso de tu nuevo disco duro externo en Mac, y disfrutar de todo su memoria de almacenamiento extra.

Unos pocos consejos para aquellos utilizando recintos externos. Antes de desconectar el recinto de tu Mac, o apagarlo, deberás desmontar el disco. Para hacer esto, selecciona el dispositivo desde el escritorio y arrástralo hacia la papelera, o bien haz clic en el pequeño ícono de desmontaje a un lado del nombre del dispositivo en una ventana de exploración. Una vez que el dispositivo no se encuentre visible en el escritorio o ventanas de búsqueda, puedes ya apagarlo de manera segura. Si prefieres, puedes simplemente apagar tu Mac. El proceso de apagado automáticamente desmontará todos los dispositivos. Una vez que tu Mac se encuentre apagada, puedes apagar de manera segura el disco duro externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *