Prepara tu disco para un arranque dual con Windows 8 y Linux

Sistemas

1. Inicia la herramienta Administración de discos

Una vez que hayas intentado usar Linux en vivo desde un USB y crees que ha llegado el momento de ir más allá de usarlo dentro de una máquina virtual, puedes decidir instalar Linux en tu disco rígido.

Muchas personas optan por el arranque dual antes de comprometerse a utilizar Linux a tiempo completo.

La idea es que uses Linux para las tareas cotidianas, pero en el caso de que te quedes atascado en una aplicación que se ejecuta completamente en Windows y te quedes sin una alternativa real, puedas volver a Windows.

Esta guía te ayuda a preparar tu disco para un arranque dual con Linux y Windows 8. El proceso es bastante sencillo pero debe hacerse antes de instalar Linux.

La herramienta que usarás para esta tarea se llama “Herramienta de administración de disco“. Puedes iniciar la herramienta de administración del disco cambiando al escritorio y haciendo clic con el botón derecho del ratón en el botón de inicio. Si usas Windows 8 y no 8.1, simplemente haz clic con el botón derecho del ratón en la esquina inferior izquierda.

Aparecerá un menú en el cual habrá una opción que diga “Herramienta de administración de disco”.

2. Elige la partición a reducir

Hagas lo que hagas, tienes que tener presente no tocar la partición EFI ya que se usa para arrancar tu sistema.

Vale la pena asegurarse de tener una copia de seguridad de tu sistema antes de comenzar, en caso de que algo salga mal.

Luego busca la partición que ejecuta tu sistema operativo. Es probable que se llame SO o Windows, además de ser la partición más grande en tu disco.

Cuando lo hayas encontrado, haz clic con el botón derecho del ratón en la partición del sistema operativo y elige “Reducir volumen”.

3. Reduce el volumen de la partición

El cuadro de diálogo “Reducir volumen” muestra el espacio total en disco que está disponible en la partición y la cantidad que puedes reducir sin dañar Windows.

Antes de aceptar la opción predeterminada, considera pensar un segundo en cuánto espacio necesitarás para Windows en el futuro y también en cuánto es el espacio que deseas entregar a Linux.

Si vas a instalar más aplicaciones de Windows más tarde, reduce la cantidad a reducir a un nivel más aceptable.

Por lo general, las distribuciones de Linux no requieren de mucho espacio en disco, por lo que siempre que reduzcas el volumen en 20 gigabytes o más, podrás ejecutar Linux junto con Windows. Sin embargo, probablemente quieras dejar algo de espacio para instalar más aplicaciones Linux y también podrías dejar espacio para una partición compartida mediante la cual puedas almacenar archivos a los que Windows y Linux puedan acceder.

El número que elijas contraer debe ser ingresado en megabytes. Un gigabyte es 1024 megabytes, aunque si escribes “Gigabyte a Megabyte” en Google se muestra como 1 gigabyte = 1000 megabytes.

Ingresa el monto por el cual deseas reducir el tamaño de Windows y haz clic en “Reducir”.

Si quieres hacer una partición de 20 gigabytes, ingresa 20,000. Si deseas crear una partición de 100 gigabytes, ingrese 100,000.

El proceso suele ser bastante rápido, pero obviamente depende del tamaño del disco que estás reduciendo.

Notarás que ahora hay espacio en disco no particionado. No intentes particionar este espacio.

Durante la instalación de Linux, se te preguntará dónde instalar la distribución y este espacio sin particiones se convertirá en el hogar del nuevo sistema operativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *