Qué es la fragmentación y la desfragmentación

Hardware

que es fragmentacion desfragmentacion

El fenómeno de fragmentación tiene lugar en discos duros, módulos de memoria y otros medios de almacenamiento cuando la información escrita sufre una separación física significativa dentro del dispositivo. Aquellas piezas individuales y fragmentadas son por lo general denominadas fragmentos.

El proceso de desfragmentación consiste por tanto en unir aquellos archivos fragmentados para promover una ubicación más cercana entre ellos – físicamente – dentro del medio de almacenamiento, potencialmente incrementando la velocidad del dispositivo a la hora de acceder a dichos archivos.

¿Qué son los fragmentos de archivos?

Los fragmentos, tal como hemos visto, son simplemente piezas de archivos que no se encuentran ubicadas una al lado de la otra dentro del dispositivo de almacenamiento. Puede que se trate de un fenómeno un tanto complejo de entender, más teniendo en cuenta que difícilmente pueda identificarse a simple vista.

Por ejemplo, al crear un nuevo documento de Microsoft Word, observaremos la ubicación del archivo en un exclusivo lugar, como ser el Escritorio o la carpeta de Mis Documentos en nuestro ordenador. Puedes ejecutarlo, editarlo, eliminarlo, o renombrarlo – lo que desees. Desde la perspectiva del usuario, todas estas acciones tienen lugar en un único espacio, pero en realidad, al menos físicamente en el dispositivo, este no es siempre el caso.

Es probable que nuestro disco duro se encuentre guardando porciones del archivo en determinadas áreas del dispositivo de almacenamiento mientras que el resto del documento se ubica en otro lugar del dispositivo, potencialmente muy lejos… relativamente hablando, claro. Al ejecutar el archivo, nuestro disco duro rápidamente atraerá todas las piezas del documento de manera tal que este pueda ser utilizado por el sistema.

Cuando un dispositivo se encuentra ante la necesidad de leer piezas de un documento provenientes de diferentes áreas, puede que este no tenga la capacidad de acceder a todos estos datos tan rápido como sí se lograría si todas las piezas estuvieran ubicadas en una misma región del dispositivo.

Fragmentación: Una analogía

A modo de analogía, imaginemos un juego de cartas que requiera de todas y cada una de las cartas del mazo. Antes de poder iniciar el juego, deberemos primero tomar el mazo sea dónde sea que lo hayamos guardado.

En caso que las cartas se encuentren dispersas en nuestra habitación, el tiempo requerido para reunirlas y ordenarlas sería mucho más extenso que si estas se encontraran todas sobre una mesa y bien organizadas de antemano.

Un mazo de cartas esparcido en toda una habitación puede ser considerado como un mazo de cartas fragmentado, similar a los datos fragmentados en un disco duro que, cuando son reunidos (desfragmentados), pueden ayudar a ejecutar de manera mucho más veloz la apertura de un documento o el inicio de un proceso en particular.

¿Por qué tiene lugar la fragmentación?

La presencia de fragmentos son consecuencia del proceso mediante el cual el sistema de archivos genera la aparición de espacios en medio de diferentes piezas de un archivo. Si cuentas con conocimientos al menos generales acerca de los sistemas de archivos, puede que ya hayas deducido que estos pueden ser los potenciales culpables en este fenómeno de la fragmentación, pero ¿por qué es así?

A veces el fenómeno de fragmentación tiene lugar debido a que el sistema de archivos ha reservado demasiado espacio para un documento al momento de su creación, y por lo tanto se ha dejado una serie de áreas abiertas a su alrededor.

Documentos previamente eliminados también son una razón por la cual el sistema de archivos fragmenta datos al momento de su escritura. Al momento de eliminar un archivo, el espacio previamente ocupado por el mismo se encuentra ahora abierto y disponible para el almacenamiento de otros datos en el espacio. Como puedes imaginar, si aquel espacio ahora abierto no presenta la capacidad suficiente como para soportar la presencia de un archivo nuevo, esto llevará a que tan solo una parte de aquel documento sea almacenado en el lugar. El resto del documento se ubicará en otro sitio, en el mejor de los casos, físicamente cercano.

Contar con un conjunto piezas de un archivo en un sitio, mientras otras se encuentran ubicadas en otro espacio, implicará más trabajo para nuestro disco duro a la hora de leer los diferentes espacios ocupados por otros archivos hasta poder reunir todas las piezas necesarias del documento a ejecutar.

Este método de almacenamiento de datos es completamente normal, y probablemente nunca sea modificado. La alternativa a esto implicaría un constante trabajo del sistema de archivos en busca de reorganizar los datos existentes en cada dispositivo y repetir el proceso cada vez que un documento sea modificado, lo cual puede resultar en una ralentización generalizada en las funciones del ordenador.

De esta manera, y si bien puede resultar un tanto frustrante que exista esta fragmentación, podríamos considerarlo por ahora como un “mal necesario” – un problema pequeño en lugar de una complicación mucho más grande.

¡Desfragmentación al rescate!

Como ya se ha dejado en claro hasta ahora, los archivos almacenados en un dispositivo de almacenamiento, al menos en discos tradicionales, pueden ofrecer un acceso mucho más veloz al usuario cuando las diferentes piezas que los componen se encuentran ubicadas en un espacio cercano.

Con el paso del tiempo, y al darse este proceso de fragmentación más y más, puede que exista una notoria ralentización del ordenador. Puede que experimentes esto como una lentitud general del ordenador pero, asumiendo que ha existido una excesiva fragmentación, gran parte de dicha lentitud se relaciona al tiempo requerido por el disco duro para acceder a archivo tras archivo, cuyas piezas pueden encontrarse ubicadas en diferentes espacios físicos del disco.

De esta manera, en algunas ocasiones, el acto de desfragmentar (reunir todas las piezas dispersas) puede ser una tarea de mantenimiento útil en todo ordenador. Se trata de un proceso conocido por su término en inglés como defragging.

El proceso de desfragmentación no es algo que se pueda realizar de forma manual. Tal y como hemos mencionado anteriormente, la interacción de un usuario con sus documentos tiene lugar de forma consistente, por lo cual organizar estas piezas o fragmentos no es algo sobre lo cual tengamos control alguno. La fragmentación no es una mera y desorganizada colección de archivos y carpetas.

Una herramienta especializada en la desfragmentación es todo lo que necesitaremos. El software Disk Defragmenter es uno de los tantos ejemplos, y se encuentra incluido de manera gratuita en sistemas operativos Windows. Dicho esto, también existen muchos programas de terceros, muchos de los cuales pueden hacer un trabajo considerablemente mejor que la herramienta de desfragmentación ofrecida por Microsoft.

Mira nuestra Lista de Herramientas de Desfragmentación para más reseñas acerca de los mejores softwares de este tipo. Defraggler sin dudas es nuestro favorito.

El proceso de desfragmentación es realmente simple y todos los programas dedicados a este proceso cuentan con interfaces similares. En su mayoría, el usuario simplemente deberá seleccionar el disco que desee desfragmentar y hacer clic sobre el botón de Desfragmentar. El tiempo requerido para desfragmentar un disco dependerá mayormente de su capacidad total y del nivel de fragmentación presente, pero un estimado para la mayoría de ordenadores modernos es el de una hora o un poco más para completar el proceso en un disco duro.

¿Debería desfragmentar mi disco duro de Estado Solido?

No, realmente no deberías desfragmentar un disco duro de estado sólido (SSD). En la mayoría de los casos, desfragmentar un SSD es una completa pérdida de tiempo. No solo eso, sino que desfragmentar un SSD reducirá el tiempo de vida útil del dispositivo.

Un dispositivo de estado sólido es un disco duro que no cuenta con partes movibles. Los SSD son básicamente versiones a gran escala del tipo de almacenamiento empleado en unidades flash y cámaras digitales.

Como puedes haber deducido, si un disco duro no cuenta con partes movibles, y por tanto ningún factor mediador para la unión de los fragmentos de un archivo, todas estas piezas ofrecen un acceso prácticamente inmediato.

Dicho esto – si, si existe fragmentación en discos duros de estado sólido debido al accionar del sistema de archivos. Sin embargo, y al evidenciar un impacto mínimo en su funcionamiento en comparación con discos tradicionales, realmente no necesitaremos acudir a un proceso de desfragmentación.

Otra razón por la cual no necesitaremos desfragmentar un disco duro de estado sólido es por que realmente ¡no debemos hacerlo! Desfragmentar este tipo de discos puede provocar diferentes tipos de fallas. Esta es la razón:

Los discos SSD cuentan con un limitado número de escrituras posibles (ingresos de información al disco). Cada vez que se ejecute un proceso de desfragmentación en un disco duro, éste deberá transportar datos de una ubicación hacia otra, lo cual lo inclinará a escribir el archivo en un nuevo sitio cada vez. Esto significa que el SSD deberá soportar una escritura constante, una y otra vez, mientras se produce el proceso de desgrafmentación.

Más escritura = mayor desgaste = temprana obsolescencia

De esta manera, y sin lugar a dudas, nunca es recomendable desfragmentar un disco de tipo SSD. No solo no nos brindará ningún tipo de mejorías en funcionamiento, sino que, por el contrario, causará daños. Muchas herramientas de desfragmentación de hecho no nos brindarán ni siquiera la posibilidad de desfragmentar un disco duro de estado sólido, o bien, en caso de permitirlo, siempre se nos alertará de manera previa.

Para dejarlo en claro: la desfragmentación es exclusivamente recomendada para aplicarse a discos duros clásicos.

Más acerca de la Desfragmentación

Desfragmentar un disco duro no moverá la referencia del archivo, sino que únicamente su ubicación física. En otras palabras, el documento de Microsoft Word en nuestro escritorio no se transportará hacia otro sitio al ser desfragmentado. Esto se aplica a todos aquellos documentos fragmentados ubicados en cualquier carpeta del ordenador.

No debes sentirte ante la necesidad de desfragmentar tus discos duros de manera periódica. Como todo, sin embargo, esto siempre dependerá del uso dado al ordenador, el tamaño o capacidad del disco duro y los archivos individuales, así como también el número de archivos en el disco duro.

En caso de optar por la desfragmentación, simplemente recuerda que se trata de un proceso totalmente seguro y que no existe ninguna necesidad de invertir dinero en programas especializados en el rubro: ¡existen muchas y muy buenas herramientas de desfragmentación gratuitas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *