Cómo arreglar un ventilador que hace ruido

Hardware

como arreglar ventilador ruido

Un ventilador más ruidoso de lo común en un ordenador no es algo que uno deba ignorar. Esta clase de sonidos son un común indicador que un ventilador no se encuentra operando de manera propicia – potencialmente un serio problema.

Los ventiladores ubicados en el interior de un ordenador brindan ayuda a la hora de disipar la gran cantidad de calor generada por el CPU, tarjeta gráfica, fuente de alimentación, y demás hardware instalado. Cuando se incrementa la intensidad del calor dentro de un ordenador, aquellos componentes se recalentarán hasta alcanzar un punto de cese en su funcionamiento, por lo general de forma permanente.

Aquí abajo contamos con tres diferentes estrategias para solucionar el problema de un ventilador ruidoso, métodos que sin dudas merecen la pena repasar. Dicho esto, limpiar los ventiladores debería ser prioridad si te encuentras en busca de la solución más viable.

Importante: muchos artículos relacionados a la solución de problemas de ventiladores en ordenadores recomiendan el uso de herramientas de software capaz de forzar dichos ventiladores a reducir su frecuencia de giro, aunque esto nunca es recomendable. Por lo general siempre existe una buena razón por la cual un ventilador genera ruidos, razón que podrás desvelar siguiendo los siguientes pasos más abajo.

Inicia el proceso limpiando los ventiladores de tu ordenador

Tiempo requerido: limpiar todos los ventiladores en tu ordenador te tomará alrededor de 30 minutos, incluso menos tiempo en caso de que cuentes con un portátil o Tablet, y quizás un poco más en caso de trabajar en un ordenador de escritorio.

1- Limpia el ventilador del CPU, al igual que los ventiladores de tarjetas gráficas y otros componentes como módulos de RAM y otros chips de placa base.

El aire comprimido es una buena alternativa para la limpieza del CPU y otros componentes. Puedes adquirir una botella de aire comprimido en Amazon por alrededor de $5 USD. Asegúrate que el ordenador se encuentre apagado, y realiza el trabajo puertas afuera si es posible.

Portátiles y Tablets: tu ordenador puede o no contar con un ventilador de CPU y posiblemente no cuente con ventiladores para otros componentes. Si tienes problemas para identificar qué pieza mover para acceder al CPU y ventilador, acude a un manual online de tu ordenador.

Ordenadores de escritorio: Lo más probable es que tu ordenador cuente con un ventilador de CPU y un ventilador de tarjeta gráfica (ventilador GPU). Mira Cómo abrir un ordenador de escritorio si nunca has hecho esto antes.

2- Limpia el ventilador de la fuente de energía y otros ventiladores en la caja. El aire comprimido es aquí también una buena alternativa.

Portátiles y tablets: tu ordenador cuenta probablemente con un único ventilador enviando aire hacia el exterior. Evita soplar el polvo directamente hacia dentro del ordenador, esto podría agravar el ruido del ventilador en un futuro. En cambio, intenta soplar en ángulo, eliminando el polvo de las rejillas del ventilador.

Ordenadores de escritorio: Tu ordenador cuenta efectivamente con un ventilador en su fuente de alimentación y puede o no contar con otros ventiladores en la caja enviando aire hacia afuera o hacia dentro de la caja. Sopla estos ventiladores desde el exterior y desde el interior hasta eliminar todo el polvo.

Si luego de limpiar el ventilador, éste no se mueve, es momento de un reemplazo. Primero comprueba que el ventilador se encuentre conectado a la placa base o sea cual fuera su fuente de energía, pero más allá de eso, es probablemente hora de adquirir uno nuevo.

Advertencia: Debido a problemas de seguridad con fuentes de alimentación, evita abrir la fuente y reemplazar únicamente el ventilador; en este caso la fuente de alimentación completa debería de ser reemplazada. Esto puede representar un gran gasto, pero no vale la pena correr tal riesgo.

Si el ventilador continúa funcionando de una manera que no debería, sigue leyendo para más ideas.

Evita que tu ordenador se sobrecaliente

Es muy posible que tus ventiladores se encuentren en perfecto estado y, ahora que se encuentran limpios, trabajando mejor que nunca. Sin embargo, y si se sigue generando mucho ruido, esto puede ser porque se les está demandando mucho más trabajo de lo que estos son capaces de realizar.

En otras palabras, tu ordenador se sobrecalienta e, incluso con ventiladores funcionando a su máxima velocidad, éstos no logran enfriar el hardware lo suficiente como para aminorar su marcha – ¡lo cual explica el ruido!

Existen diferentes métodos para enfriar un ordenador, ya sea moviendo la caja de su posición actual, adquiriendo un mejor ventilador, etc. Mira Métodos para mantener tu ordenador frío para una completa guía de opciones.

Si aquellas ideas no funcionan, o no tuviste la oportunidad de intentar dichas alternativas, es hora de desvelar la o las razones por la cual tu hardware se ha exigido más allá de los límites.

Comprueba los programas en ejecución en el Administrador de tareas

A menos que tu hardware cuente con algún problema físico y a causa de esto se genere calor y ruidos en el ventilador, tu sistema operativo y software son las razones principales por las cuales el ordenador se sobrecalienta.

En Windows, el Administrador de tareas es la herramienta que te permitirá visualizar individualmente cómo cada uno de los programas en ejecución interactúan con el hardware del ordenador, siendo el más importante el CPU. Sigue estos pasos:

1- Abre el Administrador de tareas. El atajo de teclado Ctrl+Shift+Esc es el acceso más rápido y simple, aunque también existen otros métodos descriptos en el enlace.

Consejo: el Administrador de tareas es un programa de gran envergadura. Mira Administrador de tareas: una completa guía si te interesa conocer todo lo que éste puede hacer.

2- Haz clic o presiona en la pestaña de Procesos. Si no logras divisarla, acude al enlace de Más detalles en la sección inferior.

3- Una vez dentro de la pestaña de Procesos, haz clic en la columna CPU de manera tal de visualizar una lista de programas en ejecución abarcando la capacidad misma del CPU.

4- Típicamente, y en caso que un programa se encuentre “fuera de control” el porcentaje de CPU utilizado será muy elevado – al 100% o muy cerca de esta cifra. Los programas en la lista ocupando hasta un 25% de la capacidad no representan un problema en este caso.

5- Si un proceso en particular parece estar llevando el funcionamiento del CPU más allá de los límites, lo cual también se verá reflejado en una actividad del ventilador un tanto inusual, dicho programa o proceso puede requerir una reparación.

La mejor alternativa en este caso será apuntar el nombre del programa y luego investigar online acerca de su alto consumo de CPU. Por ejemplo, uso de cpu de Chrome.exe en caso de considerar a Chrome.exe como el causante de los problemas.

Actualizar los controladores de tu tarjeta gráfica es un paso sencillo y que sin dudas deberías de intentar, especialmente si el ventilador de la GPU es el presunto causante del problema. Y si bien se trata de una solución poco probable para un ventilador GPU girando más rápido de lo común, se trata de un proceso simple y que vale la pena intentar.

Mira Cómo actualizar controladores en Windows si requieres de más ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *