Qué hacer cuando el disco duro hace ruido

DispositivosHardware

que hacer disco duro hace ruido

Los discos duros por lo general se caracterizan por un funcionamiento silencioso, aunque ciertos dispositivos pueden llegar a emitir determinados sonidos a la hora del acceso a datos o su apagado – lo cual es completamente normal.

Por otra parte, si comienzas a oír ruidos de manera ocasional, o sonidos nunca antes emitidos por el dispositivo – ya sea vibraciones, golpes, o chillidos – puede que tu disco duro se encuentre experimentando fallas. En el sitio Datacent te puedes encontrar con ejemplos de sonidos de fallas relacionados a discos duros, los cuales pueden ayudarte a clarificar un tanto la situación.

Los siguientes pasos te ayudarán a determinar si realmente se trata de una falla de tu disco duro, y en caso de serlo, como tratar el problema antes de sufrir una pérdida de datos de la cual te puedas arrepentir.

Qué hacer cuando un Disco Duro emite ruidos

La solución a este problema puede tomar entre 15 minutos y unas pocas horas, siempre dependiendo directamente de la causa que ha llevado al disco duro a emitir el ruido.

1- Lo primero que deberemos hacer será asegurarnos que nuestro disco duro es realmente la fuente del ruido y no otro componente de Hardware. Mira la sección inferior del articulo titulada Otros ruidos emitidos por ordenadores para más información al respecto.

Por ejemplo, en caso de desenchufar cables de datos y fuente de energía de un disco duro y aún oír ruidos al iniciar el ordenador, queda claro que el problema de origen no tiene relación alguna con el disco duro.

Por su parte, siempre es importante verificar cada escenario posible para identificar de manera fehaciente la fuente del problema. En caso de desaparecer este ruido al quitar el cable de energía pero manifestarse de regreso al conectar el cable de datos al disco duro, entonces lo más probable es que se requiera reemplazar el cable da datos.

Nota: mira nuestra guía de Cómo abrir la caja de un ordenador para una guía explicativa y segura.

2- Si cuentas con la seguridad que tu disco duro es el que se presenta fallas, ejecuta un software de gratuito para el diagnóstico de discos duros, programas disponibles por defecto en muchos ordenadores o bien vía Internet. También puedes encontrarte con diferentes herramientas de diagnóstico avanzado a través de sitios web de terceros.

Al ejecutar estos programas de diagnóstico, lo aconsejable es cerrar todos los otros programas que puedan encontrarse en funcionamiento, así como también desenchufar dispositivos o discos excluidos de este diagnóstico de manera tal de evitar cualquier tipo de confusión en los resultados.

Nota: en el mejor de los casos, el programa de diagnóstico solo marcará como “malas” aquellas áreas del disco duro que presenten fallas, e impedirá su uso al ordenador en el futuro. Esto bajo ningún punto de vista arreglará un disco duro que presente fallas físicas.

3- En caso que las correcciones efectuadas por el programa de diagnóstico no solucionen el ruido emitido por el disco duro de manera temporal, se recomienda efectuar una copia de respaldo del sistema y reemplazar el disco duro inmediatamente.

Continúa leyendo para conocer algunos métodos para mantener bajo resguardo tus archivos junto a estas copias de respaldo.

4- En caso que el programa de diagnósticos ayude a solucionar estos ruidos, recuerda que se tratará de una solución temporal. Lo más probable es que el disco duro continúe experimentando fallas hasta quedar obsoleto.

La solución permanente es la de crear una completa copia de respaldo o backup del sistema y reemplazar el disco duro tan pronto como sea posible.

Sin embargo, en extrañas ocasiones cuando un disco duro emite ruidos al acceder a determinados datos, esto puede deberse a fallas en sectores específicos, los cuales pueden ser reparados mediante el uso de un software de diagnóstico.

5- Luego de este proceso, el disco duro debería haber erradicado los ruidos antes emitidos.

Más ayuda para solucionar la emisión de ruidos en discos duros

Al no existir ningún método específico para reparar un disco duro defectuoso, proteger nuestros datos mediante copias de respaldo periódicas es algo sin dudas esencial. Al contar con una copiar de respaldo siempre actualizada, el hecho de recuperar y restaurar información a la hora de instalar un nuevo disco duro siempre será algo sencillo.

El mejor método para salvaguardar nuestros datos es a través de un servicio de backup online, ya que nuestros archivos se almacenarán en la “nube” y serán menos susceptibles a potenciales pérdidas o daños. Sin embargo, podemos acudir a un método mucho más veloz empleando un programa gratuito de backup – algunos de estos programas pueden incluso clonar los archivos de un disco duro defectuoso y añadirlos a un nuevo disco en funcionamiento.

Los discos duros de estado sólido (SSD) no cuentan con piezas movibles como sí se observan en discos duros tradicionales, de manera que nunca oiremos fallas similares a éstos.

Pero no solo los discos internos, sino que también los discos duros externos pueden producir ruidos. Esta clase de ruidos por lo general se manifiestan cuando el disco es conectado por primera vez al ordenador, inconveniente relacionado a cables de energía o de datos. Puedes intentar solucionar estos ruidos producidos por discos duros externos a través de un adaptador de energía conectado directamente a la pared, haciendo uso de un cable USB más corto, empleando puertos USB 2.0+, o bien conectando el disco duro a un puerto USB de la sección posterior del ordenador en lugar de los puertos frontales. Siempre asegúrate también que tu puerto USB se encuentra funcionando de manera correcta.

Un disco duro fragmentado creará una mayor demanda de movimiento a sus componentes de hardware en relación a un disco desfragmentado. Puedes emplear un programa de desfragmentación gratuito para ayudar a extender la vida útil de tu disco duro, aunque esto probablemente no solucione el problema de la emisión de ruidos.

Que un disco duro emita ruidos implica que este se encuentra conectado a una fuente de energía. Sin embargo, puede que te veas imposibilitado de iniciar el sistema operativo para acceder a tus archivos de forma normal.

Mira el artículo de ¿Puedo recuperar archivos de un Disco Duro obsoleto? Si lo que buscas es recuperar tus archivos.

Si bien es poco común, es posible que el ruido emitido por un disco duro se relacione a un controlador de dispositivo defectuoso. Mira Cómo actualizar controladores de dispositivo en Windows para más información al respecto.

Otros ruidos emitidos por ordenadores

El disco duro no es el único componente dentro de un ordenador. También contamos con una fuente de alimentación, un ventilador, una unidad de disco óptico, y otros elementos que pueden también emitir ruidos. Siempre es importante reconocer el origen de cada ruido de manera tal de apuntar siempre a la solución correcta del problema.

Por ejemplo, si un ordenador se encuentra trabajando por encima de sus posibilidades en determinada tarea, como ser en un videojuego, es normal oír al ventilador girar con una frecuencia elevada para mantener el hardware frío. Si este no es el caso, puede que la emisión de ruidos se deba a suciedad u otros elementos atascados en las aspas del ventilador.

Mira Cómo arreglar un ventilador que hace ruido si creer que la verdadera fuente del problema se debe al ventilador de tu ordenador.

Al ejecutar ciertos programas o ventanas en un ordenador, puede que se evidencie un ruido cada vez más fuerte – sonido que muchas veces podemos atribuir al disco duro. Lo más probable es la presencia de un disco en la unidad de discos ópticos que se encuentre girando más rápido de lo que lo venía haciendo, de manera tal de permitir al ordenador leer sus datos, lo cual es sumamente normal.

Ruidos de estática provenientes de bocinas puede muchas veces ser confundidos con sonidos emitidos por el disco duro (puede que el cable no se encuentre correctamente insertado en el conector del ordenador), como también pueden tratarse de códigos beep de BIOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *